sábado, 26 de enero de 2019

3 rutas en coche con mucho sabor manchego.




Me encantan las rutas en coche, te dan la libertad de disfrutar el viaje a tu gusto y ritmo y parar donde te apetezca, llegando a rincones imprevistos que completan tu viaje. La Mancha es un lugar cómodo para conducir, sin grandes montañas y con carreteras de trazado agradable.  Algunos tienen la errónea creencia de que es un paisaje aburrido,  pero es porque no se mueven por las rutas adecuadas. Hoy os presento tres itinerarios que discurren por  las provincias de Ciudad Real, Toledo y Albacete,  sacan todo el jugo al sabor y ambiente manchego. Aunamos en estas rutas gastronomía, preciosos paisajes y un patrimonio monumental que poco tiene que envidiar a otras zonas más turísticamente conocidas. Son rutas ideadas para escapadas cortas, pero que se pueden combinar para una escapada más larga que nos permita un mejor disfrute de la zona.


Ruta 1:


Tembleque-Consuegra-Puerto Lápice-Santa Cruz de Mudela.

Detalle de la Plaza Mayor de Tembleque.

Esta ruta discurre totalmente por la autovía A-4, que une Madrid  con Andalucía entrando por el Paso de Despeñaperros. Es la más larga en distancia de todas las que voy a indicar pero es posible realizarla en un solo día, eso sí madrugando un poco. Son paradas que están todas a escasa distancia de la misma autovía, prácticamente pegadas y que podemos visitar en un par de horas cada una. La ruta, tal como se indica, es en dirección descendente desde Madrid, pensada para llegar a Puerto Lápice a la hora de comer, por su excelente y variada oferta gastronómica, pero se puede hacer igualmente en sentido inverso.

En Tembleque visitaríamos su magnífica Plaza Mayor y el Palacio de las Torres, solo visitable en su  exterior y la ermita  de la Purísima Concepción. Si queréis más información sobre que ver en Tembleque podéis encontrarla  aquí.

Desde aquí saldremos de nuevo hasta la A-4 y proseguimos  hasta el desvío que indica Consuegra, donde nos dirigimos con el coche hasta la zona alta donde se encuentra el castillo y los molinos, que son la parte más destacada del pueblo y lo que vamos a visitar.

Una vez visitada esta zona volvemos a tomar la A-4 y proseguimos nuestra ruta hasta Puerto Lápice.  Aquí encontramos su bella Plaza Mayor, muy manchega pero de un estilo totalmente distinto a la de Tembleque.  En  los laterales de esta misma plaza encontramos unos cuantos restaurantes con una buena oferta gastronómica. Si lo que queréis es comer en una auténtica venta manchega, podéis ir a  la cercana Venta del Quijote, algo elevada de precio pero sin duda un lugar precioso, con todo el ambiente quijotesco que la impregna. En esta misma venta tienen un pequeño museo del Quijote de visita gratuita.

Salimos de Puerto Lápice con nuestro estómago saciado y quizás con alguno de los magníficos quesos de la zona en el maletero. Nuestra última parada en ruta antes de cruzar el Paso de Despeñaperros es Santa Cruz de Mudela, el objeto principal de esta parada es la Plaza de Toros de las Virtudes, pequeña aldea perteneciente a Santa Cruz. Esta plaza fué construida en 1645 y  es de planta cuadrada. Los lunes y martes está cerrada, algo a tener en cuenta puesto que lo más destacado es la visita a su interior. También es interesante la ermita anexa a la plaza.



Ruta 2


Valdepeñas-Villanueva de los Infantes-lagunas de Ruidera-Ossa de Montiel.


Villanueva de los Infantes. Wikipedia images. Luis Rogelio HM.

Nuestra segunda ruta nos permite disfrutar en una misma jornada de la belleza natural de las Lagunas de Ruidera, la monumentalidad de Villanueva de los infantes y una inmersión enológica en Valdepeñas para los amantes del vino.

Parte esta ruta desde Valdepeñas, donde lo más destacado monumentalmente es la Plaza de España. Aunque nuestra parada tiene como principal objeto la visita al museo del vino. Este se encuentra  alojado en una antigua bodega. Consta de cuatro edificios, dos antiguos y dos modernos, en el centro se encuentra el amplio patio que formaba parte del conjunto de la antigua bodega, en medio de este hay un típico pozo manchego. Hay visitas con guía pero deber ser reservadas, también hay un pequeño bar donde degustar y comprar productos típicos de la región.

Tras la visita salimos en dirección Villanueva de los Infantes, uno de los pueblos más bonitos de España.  Aquí debemos hacer una parada algo más larga ya que el pueblo tiene mucho patrimonio artístico que merece la pena disfrutar con tranquilidad. Declarada Monumento Histórico-Artístico desde 1974, es el más importante conjunto representativo del barroco y del renacimiento manchego. Destacan en la villa edificios civiles, como La Casa de los Estudios o La Alhóndiga, religiosos como la impresionante Iglesia Parroquial de San Andrés o la Iglesia de Santo Domingo, palacios como el de los Ballesteros o la Casa Palacio de los Rebuelta, y casas populares de gran belleza, como la Casa de la Pirra o la del Caballero del Verde Gabán. En sus fachadas se conservan más de 250 escudos. La vida gira en esta ciudad alrededor del conjunto monumental de la Plaza Mayor de principios del siglo XVII.

La visita a Villanueva implicará comer aquí, donde podemos degustar sus platos típicos, como son los galianos, las migas o el pisto manchego, sin olvidar aquellos basados en la caza menor como las judías con perdiz o codorniz y la liebre con arroz, por supuesto el queso manchego del pueblo.

Si nuestra escapada es invernal, el día dará para poco más, pero si estamos en otra fecha con más duración de la tarde, seguiremos nuestra ruta en dirección a las Lagunas de Ruidera, separadas por unos 50km de esta localidad.

El parque natural de las Lagunas de Ruidera se encuentra situado en su mayor parte en el término de Ossa de Montiel, está constituido por dieciséis lagunas de extremada belleza, situadas longitudinalmente a lo largo del valle del río Pinilla, separadas y conectadas entre sí por barreras de formación tobácea. La mayoría de ellas se encuentran enlazadas por cascadas o arroyos.

Tras la visita al parque nos dirigimos a la cercana Ossa de Montiel para terminar nuestra jornada. Esta localidad no es monumentalmente muy espectacular, pero tiene algunos edificios destacables como la iglesia parroquial de Sta María Magdalena, de estilo gótico, la ermita de San Pedro de Verona, construida en los años 40 sobre otra visigoda destruida en la guerra civil. Cerca de la localidad está también la cueva de Montesinos popularizada en el Quijote y que tiene una laguna interna que al parecer enlaza con las lagunas de Ruidera.


Ruta 3 (2 días)


Esta ruta se ha dividido en dos días ya que tiene dos destinos que nos llevaran mucho tiempo visitar, como son Almagro y las Tablas de Daimiel.

Primer día: Viso del Marqués-Castillo de Calatrava la nueva-Moral de Calatrava-Almagro.



Iniciamos nuestra ruta en la localidad de Viso del Marqués. El objeto principal de nuestra visita al pueblo es el Palacio del Viso, museo de la marina y una auténtica maravilla renacentista. Sus magníficos frescos de estilo italiano no os dejarán indiferentes. El Palacio se visita en modalidad de visita guiada, con un coste de tres euros para los adultos y gratis para los niños. Los domingos por la tarde está cerrado. Interesante también es la iglesia que se encuentra al lado, Nuestra Sra. de la Asunción, de estilo gótico. Para más información podéis pinchar aquí.

Tras la visita al Palacio salimos de la localidad por la carretera comarcal CM-4111 que la une con Calzada de Calatrava, desde aquí tomaremos un desvío hacia la CR-504, para llegar a nuestro siguiente destino, el Castillo y Sacro Convento de Calatrava la Nueva. Esta fortaleza-convento se levanta sobre un cerro de más de 900 metros de altitud, rodeado de un espectacular paisaje. Este fue el lugar elegido por la Orden de Calatrava para establecer su sede principal en 1217. Si queréis más información sobre esta fortaleza, podéis pinchar aquí.

Una vez visitado el castillo nos dirigimos hacia Moral de Calatrava. Esta localidad posee un trazado urbano que ha sido declarado Conjunto Histórico-Artístico por ser un claro ejemplo de la arquitectura popular. Destaca también  la iglesia de San Andrés, construida entre los siglos XV y XVI, con una bonita portada plateresca. El interior del templo solo es visitable en los horarios de culto.

Después de pasear por estas  calles con todo el sabor de la arquitectura popular manchega, ponemos rumbo a Almagro, donde pernoctaremos.


Segundo día: Almagro-Tablas de Daimiel.


Tablas de Daimiel. Wikipedia images. Pablo García Armentano. 


El segundo día de nuestra ruta se inicia pues en la monumental localidad de Almagro, famosa por sus berenjenas y por su festival de Teatro clásico, que se celebra en el mes de Julio. De Almagro destacamos su también famoso corral de comedias, conservado  intacto y  activo desde principios del s. XVII hasta hoy.

Destaca también su impresionante Plaza Mayor, monumental, con soportales y ventanales de madera verde. Todo esto junto a sus muchas iglesias, conventos y palacios la convirtió en conjunto histórico-artístico.

Además de  la visita a la villa podemos disfrutar su rica gastronomía, con platos tan manchegos como los duelos y quebrantos, el morteruelo, el pisto manchego o la olla podrida. Merecida fama tienen también las berenjenas de Almagro, que tanto aliñadas como embuchadas harán las delicias de nuestro paladar. Tras la comida nos vamos a ver el atardecer sobre el bello paisaje de las Tablas de Daimiel. Un paisaje que tras años de sequía y desabastecimiento por perforaciones ilegales de agua, se está viendo revitalizado en los últimos años creando bellas imágenes para disfrute de los amantes de la naturaleza y en especial de las aves.

Terminamos de esta forma nuestra ruta con ese buen sabor de boca que siempre nos deja la Mancha, tierra de poéticas emociones y rincones mágicos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario